martes, 30 de septiembre de 2008

domingo, 29 de junio de 2008

MENTÍS, BELLACOS




Tras el éxito de la concentración del pasado jueves, convocada por la Plataforma en Defensa de la Sanidad Pública, comienzan a mostrarse con profusión (son pocos pero se mueven deprisa) los voceros de Esperanza Aguirre. A golpe de consigna, como en sus añorados tiempos de Aznar, repiten incansablemente la frasecita de turno, con la esperanza (esta vez con minúscula) de que vaya calando en la gente. En esta ocasión se limitan a decir una y otra vez: La sanidad madrileña es la envidia de España, la izquierda miente.

Abrumado por tan precisos, prolijos y contundentes argumentos, no queda más remedio que responder:

Uno, en su ignorancia, carente de la formación necesaria en materia spanish-liberal (sector health neo-con), tenía entendido que los recursos aplicados a la gestión pública de servicios sanitarios, educativos, etc., eran más eficaces que los destinados a la gestión privada por una sencilla cuestión aritmética, el beneficio que consigue el empresario debe restarse de la cifra destinada a prestar ese servicio, se pongan como se pongan. Como este razonamiento es incontestable se aplica la estrategia del ahogo presupuestario: Se reduce la cantidad de dinero presupuestado por tarjeta sanitaria y nos encontramos, de bruces, con un deterioro rampante de la calidad de la prestación, que se manifiesta un problema que genera descontento en el usuario. Ya hemos creado el problema, apliquemos la solución: La Sanidad Privada al Rescate. ¿Quién paga? Usted y yo, vía presupuestos. ¡Coño! Si no había dinero para la pública ¿Lo hay para la privada? Pues parece ser que si, misterioso ¿verdad?

Vayamos al asunto de las mentiras:

¿Es mentira que se están llevando médicos y personal sanitario de los hospitales públicos a los privados, en condiciones laborales lamentables y obligándoles a hacer dobles turnos?

¿Es mentira que se están derivando tarjetas sanitarias de ciudades enteras a hospitales privados en detrimento de los públicos (presupuesto por tarjeta)?

¿Es mentira que se ha desmantelado el Servicio Madrileño de Salud?

¿Es mentira que, en la línea de lo anterior, se están empezando a privatizar ambulatorios de atención primaria?

¿Es mentira que, a estas alturas, haya un barrio en Getafe que lleva más de dos años sin pediatra (Perales del Río)?

¿Es mentira que los análisis clínicos de los hospitales de han derivado a laboratorios privados (más caros y menos ágiles)?

¿Es mentira que los nuevos hospitales privados nacen carentes de determinados servicios, casualmente los que no tienen rentabilidad directa?

¿Es mentira que las pruebas diagnósticas más caras y la cirugía menor están siendo derivadas a centros privados, pagados con dinero público?

¿Es mentira que, además, estén aumentando las listas de espera?

¿...?

Lo peor de todo esto es que, como nos crezca la nariz, las clínicas de estética (privadas, por supuesto) se van a poner las botas a costa de nuestras mentiras.

¿Quién miente aquí?

lunes, 16 de junio de 2008

LA CABRA TIRA AL MONTE


Mira que le gusta llamar la atención, va más allá de aquello de ser el muerto en el entierro o el niño en el bautizo. Al inefable José Bono le gustaría ser el Niño Jesús en Navidad, el Rayo en Vallecas, Velázquez en El Prado o la mierda en el abono; el protagonista absoluto, allá donde aparezca.

Por otra parte es un verdadero manirroto, un derrochador que dilapida, una por una, todas las oportunidades de quedarse callado que se encuentra. Miles de ejemplos de verborrea incontenible salpican su biografía pero uno de los más desacertados, si no el que más, lo perpetró en el homenaje que, el Congreso de los Diputados, brindó a los represaliados y presos del Franquismo el sábado pasado.

Vamos a ver, Pepe, majete: ¿Te sentiste realizado al reprender a una persona que brindó su particular homenaje a la única bandera votada por el pueblo? ¿Cuál era el problema, que las cámaras se volvieron hacia él? Si ej que los Jesuitas no te lo contaron, ya vas teniendo edad para saberlo: El ordenamiento jurídico legal, incluidas la Constitución de 1931 y la bandera Tricolor, fueron destruidos por un golpe de estado que masacró a quienes defendieron la LEGALIDAD e impuso a sangre y fuego la bandera roja y gualda (Fiiiiir-es), esa a la que tanto amas y defiendes.

Cuando, en los últimos estertores del Franquismo, te decidiste a empezar a participar en política; el más joven de tu auditorio del sábado ya tenía ficha policial, callos de los grilletes y temporadas entre rejas por defender la restauración democrática que con tanto ardor defiendes.

Ya sé que te produce erecciones eso de ser más papista que el papa y que va a ser un esfuerzo sobrehumano pero, como mínimo, silencio y RESPETO. Todo el mundo sabe que la cabra tira al monte, pero tú eres del montón.

lunes, 9 de junio de 2008

ESTO APESTA

Aún a riesgo de repetirme, que es lo de menos, no tengo más remedio que confirmar oficialmente lo que todos sospechábamos: ESTO APESTA.

- La eufemística Desaceleración se ha convertido, así, de sopetón, en un frenazo salvaje que nos ha sacado los ojos de las órbitas y los ha dejado pegados al parabrisas como dos huevos fritos. Una crisis de libro.

- Como siempre que van las cosas mal ¿Quién va a pagar la cuenta? Los mismos que sirvieron la mesa para que los desahogados y orondos comensales pudieran ponerse hasta las trancas de guisos exclusivos y vino del caro. Nos vamos a hinchar a fregar platos.

- Parece que la tendencia es a empeorar y, desde nuestra bienamada Europa, nos llegan voces (potentes) que reclaman la jornada laboral de 65 horas a la semana. Es posible que, al ser de letras, me equivoque y no me salgan las cuentas pero el resultado dispara todas las alarmas: Si trabajas 7 días a la semana, la jornada diaria resultante es de 9 horas y cuarto, si trabajas 6 días, la cifra asciende a la nada despreciable cifra de casi 11 horas y si, ya en un arrebato de locura, decides mantener la jornada de lunes a viernes, deberás estar en el tajo la friolera de 13 horitas de nada. Si el problema era cómo resolver los inconvenientes que genera la cultura del ocio, se termina con el ocio y a otra cosa. Espero que no les dé por recuperar los grilletes y los latigazos, soy de piel delicada.

- El Presidente del Banco Central Europeo, Jean Claude Trichet, eximio adalid del neoliberalismo rampante, me recuerda a los niños cabrones esos que, armados con una lupa, iban quemando con saña a todos los animales que tenían la desgracia de cruzarse en su camino. No sólo jode a los más desfavorecidos sino que se jacta de ello.

- Nos espera una oleada migratoria de dimensiones planetarias. Los desalmados especuladores que han hecho acopio de cereales y otro tipo de alimentos y disparan los precios (con la excusa de los biocombustibles, insisto, excusa) merecen que les traten como a las ocas: Tumbados bajo un silo lleno de grano, con un embudo acoplado hasta el esófago, y cebarles grano a grano, despacito pero sin pausa hasta que les salga foie-gras por el culo.

- Ahora bien, a todos los franceses, italianos, alemanes, etc. que vengan huyendo de Sarkozy, Berlusconi, Merkel, etc., les vamos a poner bajo el cálido manto protector de Esperanza Aguirre. Se van a volver a su casa despavoridos, sin aliento.

Veis lo que pasa, me pongo a escribir, me enciendo y ya ni el fútbol me calma. Estoy completamente echado a perder.

sábado, 24 de mayo de 2008

NEGROS NUBARRONES

La crisis interna del Partido Popular debe ser mucho más fuerte de lo que aparenta, que ya es aparentar. Ayer, en el Hospital Ramón y Cajal, en la inauguración de un novedoso Servicio de Maquillaje Corrector; Esperanza Aguirre, el perejil de todas las salsas, verde como ella misma, fue puesta de ese mismo color durante todo el tiempo que permaneció en el centro hospitalario y aguantó los gritos, pitada y abucheos con una enorme sonrisa abierta y francachona; me atrevería incluso a decir que agradecida, en comparación con lo que debe ocurrir un día si y otro también en el interior de la sede de Genova,13 del Percebe (gallego, por supuesto).

El motivo de tan estruendosa pitada del personal sanitario, más la huelga en defensa de la Escuela Pública de esta semana (y las que vendrán), no es otro que la lógica respuesta al insaciable afán privatizador del Gobierno de la Comunidad de Madrid. Ya lo veníamos avisando desde hace tiempo: van a privatizar hasta la Cruz Roja y, no es por ser agorero, pero se van cumpliendo uno a uno los peores vaticinios:

Se ha consumado ya la entrega a manos privadas, sin ofrecer resistencia, del colegio de El Álamo (paradójico) que ha recaído para los próximos 50 años, en las garras de una empresa sin ninguna experiencia en el sector (en el sector de la Educación, no en el de ganar pasta).

En el tramo de 0 a 6 años, las escuelas infantiles en manos privadas ya están preparando una oferta de actividades, fuera de programa, para que, previo paso por Caja, tengan a nuestras criaturitas entretenidas unas horas más. Si añadimos a esto el cambio de baremación orquestado para minar la calidad de las Escuelas Infantiles Públicas, el mensajito que nos van a transmitir cualquier día de estos es evidente: Teníamos razón, la iniciativa privada en materia educativa se muestra y consolida como la de mejor calidad y, por unos pocos euros más, podrá tener la misma exclusividad que los ricos de toda la vida. ¿Quién ofrece más por menos?

Del ámbito de la Salud Pública, todo lo que digamos es poco: Descapitalización de la Red Pública de Salud, vía presupuestos. Se cubren las plazas de profesionales de medicina y enfermería en los hospitales nuevos (privados), a costa del personal de los hospitales anteriores (públicos) con lo que dejan con el culo al aire a unos para vestir a los otros. Desmantelamiento de los laboratorios clínicos públicos. Privatización de los ambulatorios. Derivación de pruebas diagnósticas y pequeña cirugía a centros privados.

... y todo esto con una escalada en las listas de espera que ríete tú de los precios del petróleo.

Iba a decir que negros nubarrones se ciernen sobre nuestras cabezas, pero estos son capaces de privatizar la lluvia.

jueves, 8 de mayo de 2008

¡HAY QYE SER GILIPOLLAS!

Acabo de llegar de la concentración convocada en la Pza de la Constitución, contra la política de vivienda (más bien, política de constructoras) del gobierno de Esperanza Aguirre y he sido testigo de la infinita capacidad del ser humano para hacer el más espantoso de los ridículos sin, siquiera, ruborizarse mínimamente.

No sé cuántas personas podrán caber en la plaza ¿1.500, 2000? Lo cierto es que entre la multitud que la llenaba, estratégicamente colocados junto al escenario, había 37 (si, 37, los he contado) energúmenos, armados con bocinas neumáticas y de pulmón, empeñados en que el resto de asistentes no nos enteráramos de lo que se decía en el escenario (error, la megafonía funcionó eficazmente).

Las intervenciones de Coy, Pedro Castro, Gregorio Gordo y Tomás Gómez fueron constantemente jaleadas y aplaudidas por la inmensa mayoría de quienes estábamos allí por lo importante del mensaje, contra la brutal subida del módulo de vivienda protegida perpetrado por Esperanza Aguirre y, también, en contraposición a la actitud antidemocrática del denominado Comando Vociferante que, ensordecido, asfixiado y afónico, ha sido incapaz de conseguir su objetivo, que no era otro que reventar la concentración (¡Qué lástima, muchachos!).

Mención especial merece el cruce de mensajes en hojas de papel imprimidas por los ex PSG (YO NO ESTOY EN PSG, MI DINERO SI) y por el mencionado Comando Vocifernte (YO NO ME RINDO), afortunadamente, estos últimos, no han copiado el eslogan de Media Markt y se han evitado el choteo consiguiente.

Un ejemplo ilustrativo: Durante la intervención de uno de los oradores, uno de estos muchachitos descontentos con nuestros representantes democráticos pero encantados con el trato que les ha ofrecido un presunto delincuente, no sé si para enfatizar más sus gritos o acusaciones, sacó de su cartera un billete de 50 € y empezó a ondearlo. En ese momento, un espabilado se acercó por detrás y, limpiamente, le levantó el billete (ignoro si el ratero era de la directiva de PSG, no pude verle la cara). El hombre, sorprendido, se quedó mirando fugazmente el billete que desaparecía entre la multitud, después, resignado, volvió a abrir su cartera y sacó otro que sujetó más fuerte esta vez. Aplicando este hecho al cruce de mensajes, bien podían haber rotulado: PSG SE QUEDA NUESTRO DINERO PERO NO IMPORTA,TENEMOS MÁS.

El problema no es que les hayan engañado, estafado y presuman de ello, lo verdaderamente grave es que se enfaden porque los demás no hemos tragado.

¡Hay que ser gilipollas!

viernes, 25 de abril de 2008

MENUDO FIESTÓN

No tenemos del todo claro en qué consiste eso del liberalismo (versión Aguirre) pero, poco a poco, vamos comprendiendo algo. Se trataría, así en tres brochazos, de que la Lideresa se sienta libre para hacer y deshacer lo que le dé la gana, cuando le plazca y como le apetezca. Siempre con el noble objetivo de que gane un montón de pasta quien ya tiene un montón de pasta, desmontando y trasladando a manos privadas toda la estructura pública de la que se ha dotado el Estado en los últimos 30 años y, lo último de momento, retornando briosa a las tesis del Nacional-Catolicismo.

Menudo fiestón el que nos espera.

Esto nos pasa como consecuencia de tanta inauguración con repetición y tanto paseo de hospital en hospital. De tanto ver por los pasillos vacíos el cartelito de Sala de Curas, la aguerrida Aguirre vio la luz. ¡¡Eureka!!

La incorporación de los curas a la Comisión de Ética de los hospitales, es sólo la primera de una serie de actuaciones a emprender en un futuro próximo:

- Declarar endemoniados a los enfermos de epilepsia.

- El Mal de Parkinson volverá a denominarse Baile de San Vito y la apendicitis Cólico Miserere.

- Dotación de escapularios con el texto “¡Detente Mal!”, a todos los pacientes en lista de espera.

- Todo el personal de enfermería (masculino y femenino) irá ataviado con hábito y tocado con teja.

- En las Salas de Cuidados Paliativos, allá donde existan, no habrá más fármacos que los Santos Oleos.

- A la entrada de cada quirófano se colocará una placa con la inscripción “Errare humanum est”
- ...

No es cuestión de trivializar ni frivolizar con un asunto tan grave, síntoma de la deriva ultraconservadora que toma cualquier cosa que sea tocada por la varita “liberaloide” del Partido Popular de Madrid pero, de alguna manera, había que sacar al exterior toda el enfado que produce ser testigo de las trapacerías de esta panda de filibusteros de lo público.

Hay que hacer algo YA.